TEMPLO MASÓNICO (LOGIA DE AÑAZA)

Santa Cruz de Tenerife - Arquitectura Civil y Doméstica - S.XX y Posterior


   0
   Valorar

Compartir en Facebook

Compartir en Google+

Añaza ha sido la más relevante de las logias masónicas de Canarias. Sus orígenes se remontan a 1895, año de su fundación. En sus 114 años de historia, su presencia, como la del resto de la masonería en general, ha sido discontinua. Sus fundadores acometieron la construcción del que está considerado más bello templo masónico de España, edificio cuyo proyecto de restauración ha estado muy politizado y ha sido cuestionado por un historiador de prestigio como Manuel de Paz.

Los fundadores de la Logia Añaza fueron los que decidieron la construcción, en un solar de la calle San Lucas de Santa Cruz de Tenerife, del que está considerado el mejor templo masónico de España. El proyecto de este inmueble, con reminiscencias egipcias, está firmado por el arquitecto Manuel Cámara y Cruz.

El 8 de noviembre de 1895 se constituyen dos comisiones, una formada por García Rodríguez, Díaz Curbelo y Torres Rodríguez, que es la que se encarga de adquirir el templo. El precio del solar, de 552 metros cuadrados, ascendió a 2.008 pesetas. El presupuesto inicial de construcción fue de 15.000 pesetas, sin incluir el frontis ni la verja de cerramiento.
Finalmente, la obra se elevó a 20.008 pesetas, repartidas en doscientas acciones. Se solicitó la licencia municipal el 12 de octubre de 1900, siendo aprobado 12 días después.
La evolución de la Logia Añaza fue truncada por el alzamiento militar del 18 de julio de 1936. Ese mismo día, las tropas rebeldes entraron en el templo y requisaron todos los bienes y archivos. La edificación pasó a manos del Ejército y fue transformada en farmacia militar.

En el año 2001, el inmueble pasó a manos del Ayuntamiento, que lo adquirió en una subasta. En la actualidad, el edificio se encuentra cerrado al público y en fase de restauración y rehabilitación. En su momento, la corporación municipal valoró su acondicionamiento en dos o tres millones de euros. 

En los planes del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife está el de restauración del edificio y su conservación. Pero a pesar de ser declarado Bien de Interés Cultural, su situación en pleno centro comercial de Santa Cruz y su estado de semiruina han despertado en la sociedad santacrucera un movimiento importante para rescatar este importante inmueble de alto valor significativo para la ciudad.

 



Templo Masónico (Logia de Añaza)

Se localiza en la calle San Lucas nº 35 en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Se encuentra en pleno centro histórico y comercial de la ciudad, junto a la parroquia Nuestra Señora del Pilar.

El templo consta de tres niveles articulados en diversas dependencias, debiendo incluirse la galería y la cueva iniciática existentes en el subsuelo. En la planta baja, el vestíbulo, o “pasos perdidos”, precede a la sala de tenidas o sesiones, cuya altura coincide con la del edificio.

Tiene forma rectangular y su puerta de acceso desde el vestíbulo aparecía flanqueada por dos columnas (réplica alegórica de las del templo salomónico). Los muros se encuentran seccionados por 10 pilares estriados, mientras que los antiguos frescos simbólicos que decoraban las paredes han desaparecido por repintados posteriores (años 80). El techo de esta sala principal ha desaparecido, apreciándose a través de un moderno falso techo de perfilería (en mal estado de conservación), la armadura de madera que sostiene la cubierta de tejas francesas. Se conserva el suelo original de baldosas en forma de ajedrezado.

En la cabecera de la sala, se destaca un podio precedido de tres escalones y antiguamente separado del resto de la nave por una balaustrada desaparecida. En este lugar, conocido como el Oriente, y bajo un gran dosel rojo se instalaba la Presidencia de la logia. A la izquierda, una puerta da paso a otro módulo por el que antiguamente accedían al templo desde la “cámara de reflexiones” los que cumplían con el ritual de iniciación y se incorporaban a la logia. En la actualidad, el acceso se encuentra cerrado por una plancha de cemento y madera. 

Desde el vestíbulo hacia la izquierda figuran otras dependencias, que se prolongan en paralelo a la sala principal por un patio techado. Probablemente, fueron utilizadas como oficinas y biblioteca. Hacia la derecha, el vestíbulo da paso a una galería, igualmente paralela a la sala de tenidas, que desciende en el subsuelo hasta alcanzar una cueva natural (un tubo lávico) de unos 15 m. de largo.

Esta cueva o “cámara de reflexiones”, cuya bóveda se encuentra reforzada por arcos fajones rebajados de cantería, mientras que las paredes están forradas por la roca natural o por lienzos de muro de mampostería sin encalar, finaliza en la cámara propiamente dicha.

Desde el extremo derecho del vestíbulo nace una escalera en madera, de doble recorrido, que conduce al piso superior. En éste el módulo principal es la conocida como Sala de Banquetes, situada sobre el vestíbulo y con ventanas a la fachada principal. Se encontraba exornada con frescos alegóricos hoy desaparecidos. En el último nivel se localizan las dependencias para invitados, posteriormente destinadas a dormitorio de tropa.

La fachada se encuentra ligeramente retranqueada respecto a la calle y se articula en tres cuerpos, rematándose por un frontón triangular en cuyo tímpano aparece representado el “ojo radiante” o simbolización del Dios masónico. Dos columnas palmiformes de orden gigante y reminiscencias egipcias (al igual que las cuatro esfinges alineadas frente a la fachada), flanquean la puerta principal prolongándose en los dos primeros cuerpos.

Ésta contiene en su dintel una representación alegórica del dios egipcio Horus. Seis grandes vanos verticales, incluida la puerta de acceso, se disponen simétricamente en la fachada, delimitados por molduras y rematados por secciones de entablamento y antepechos de balaustres de fábrica, que replican columnas egipcias lotiformes. El tercer cuerpo, cuyo paño central se sostiene sobre los capiteles de las dos columnas, destaca por su estrechez y en él se alternan los pequeños ventanucos de las dependencias de la planta alta con metopas decoradas con elementos vegetales de carácter simbólico y sencillas pilastras. El remate de la fachada mediante una voluminosa cornisa sostiene el frontón triangular.

El edificio se separa de la calle mediante un muro con rejería que delimita un pequeño jardín, donde se localizan las esfinges y la escalinata de cinco peldaños que conduce a la puerta principal, ya que el edificio se erige sobre un estereobato.

ALTO VALOR SIGNIFICATIVO

El templo masónico tiene un valor significativo muy alto ya que es el único templo que queda de estas sociedades y representa parte de la historia de la masonería en España.

Al estar situado en el centro histórico de Santa Cruz de Tenerife no deja de ser parte de este entorno formado por una gran cantidad de edificios emblemáticos. Su valor no es sólo arquitectónico o histórico, sino que va más allá. Su importancia cultural ha sido y es muy alta, ya que representa a una de las más grandes logias de Canarias.


MUNICIPIO            Santa Cruz de Tenerife

ZONA                     Distrito Centro-Ifara

DIRECCIÓN           Calle de San Lucas, 35


En 2001, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife compró el inmueble del templo por algo más de 70 millones de pesetas al Ministerio de Defensa. La intención desde el ayuntamiento era la de restaurar el edificio y darle un uso que permitiera su disfrute por parte de los ciudadanos. Se habla de la creación de un centro de estudios de la masonería, un museo, sala de conferencias e incluso de su posible cesión a la Masonería en determinados días y horas.

Un importante paso en el camino de la conservación del Templo fue dado cuando en septiembre de 2002 el Cabildo de Tenerife inició expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor del mismo. Esta incoación no implica la definitiva declaración del Templo como monumento, pero sí obliga a su conservación e impide actuaciones sobre el mismo y sobre su entorno inmediato. La resolución del Cabildo de Tenerife, incluyendo la descripción del inmueble y un plano técnico de situación, todo ello publicado en el Boletín Oficial de Canarias de 16 de octubre de 2002.



Templo Masónico (Logia de Añaza)

HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, M, (2002). 'La masonería, proyección asociativa por antonomasia del santa Cruz contemporáneo. La Logia Añaza', en Tenerife, Patrimonio Histórico y Cultural. Editorial Rueda S.L., Santa Cruz de Tenerife.

 

Equipo redactor e investigación: Unidad de Arquitectura de la Fundación CICOP.

Miguel Ángel Fernández Matrán.

José Luis Dólera Martínez.

Armiche Álvarez Pérez.

Sendy Hernández Álvarez.

 

Fotografía: José Mª. Bossini Ruiz.



Templo Masónico (Logia de Añaza)
Descripción Documento Descargar Documento
Planta principal original
Planta original
Alzado de proyecto original
Detalle verja proyecto original

No existe/n Bien/es Relacionado/s