IGLESIA DEL CONVENTO DE SANTA CATALINA DE SIENA

San Cristóbal de La Laguna
- Arquitectura Religiosa. Conventos -




La Iglesia que se erige en la plaza del Adelantado, forma parte del recinto conventual de las religiosas dominicas. Fundado en los solares donados por la familia Cabrejas a la congregación a comienzos del siglo XVII; donde segun la tradición histórica, se hallaban las antiguas casas del Adelantado, Alonso Fernández de Lugo. En su exterior destacan los dos ajimeces que la corona; en su interior alberga un patrimonio mueble de excepcional riqueza artística, así como el cuerpo incorrupto de la Sierva de Dios, Sor María Jesús. Es Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, desde 1986.

La fundación del Convento de Santa Catalina de Siena se debe al gran canario y teldense Juan de Cabrejas (1546-1610); regidor de La Palma, y casado con la tinerfeña María de Salas. A partir del 15 de septiembre de 1600, Cabrejas comenzó a adquirir las casas que habían pertenecido al los descendientes de Alonso de Lugo, y que por entonces se encontraban muy deterioradas por su prolongado abandono, costando la operación 2000 doblas de oro. El 3 de mayo d 1605, dio posesión de las casas a favor de los frailes dominicos, otorgando escritura con su esposa, en Santa Cruz de la Palma, para la fundación del convento lagunero el 20 de agosto de 1606, previa licencia del obispo Francisco Martínez de Ceniceros, ejecutándose durante los años inmediatos las obras del recinto conventual. A tenor del contrato del 14 de marzo de 1607 la obra de albañilería fue asignada a Benito Afonso, y con posterioridad a Juan González, por contrato del 17 de mayo de 1610, el cantero gran canario ejecutó el arco de cantería en la capilla mayor, por precio de 1050 reales, mientras que los trabajos de carpintería fueron realizados por Baltasar Martín, para más tarde, entre 1665 y 1677 ejecutar el retablo barroco,  muy recargado, Antonio de Orbarán y Antonio Álvarez. Con todo al poco de producirse el óbito de Juan de Cabrejas, se inauguró el convento de Santa Catalina el 23 de abril de 1611, legando desde Sevilla cuatro monjas de clausura a las que se unieron la viuda y la hija del fundador. El convento comenzó con unos albores modestos, pero con el tiempo alcanzo una notable riqueza,  llegando a finales del siglo XVII a contar con un centenar de monjas. En el interior, el claustro se organiza en dos niveles: el inferior con columnas de piedra y el superior con soportes de madera. Presenta asimismo un arco conopial en una de las estancias cercanas al claustro. El resto del interior ha sido muy alterado. La más destacada de las monjas catalinas fue la Sierva de Dios María de Jesús León y Delgado (1643-1731),quien murió en opinión de santidad. El convento ocupa toda su manzana, aproximadamente el espacio que abarcaban las primitivas casas del Adelantado,  de las cuales posiblemente aprovecharían alguna fábrica.  La edificación externa del convento es muy austera, destacándolos vanos de la iglesia,  sobre todo sus arcos de cantería y los ajimeces, balcones cerrados en madera de influjo mudéjar, desde los cuales las monjas de clausura podían seguir las procesiones sin ser vistas. A partir de la desamortización de mediados del siglo XIX, el convento vio mermadas buena parte de sus bienes raíces , y con posterioridad, aunque no se atravesaron muchos altibajos con la exclaustración ,las condiciones económicas han sido precarias.


DELEGACIÓN DE TURISMO. CONCEJALIA DEL PLAN ESPECIAL DEL CASCO Y PATRIMONIO HISTÓRICO. Excmo.Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna.Monografía Divulgativa.Textos de Leticia Tejera Grimón. Nueva Gráfica S.A.L. 2001


La iglesia consta de una sola nave rectangular de 27,5 x 10 m, con piso de marmol de época más contemporánea, y cubierta de madera, a la manera de las techumbres mudéjares. Sobresalen las dos puertas de acceso, realizadas en madera tallada, y enmarcadas por arcos realizados en cantería. Al igual que el convento su fábrica sigue el esquema de la arquitectura conventual de la època. En el paisaje de la ciudad sobresalen sus cubiertas de teja árabe, los altos muros la espadaña y los miradores (ajimeces) de clara tradición mudejar.

A los pies de la nave se hallan el coro y la tribuna del órgano, y en la cabecera del altar se erige una grada, con puerta de cantería roja que conecta con la sacristía. La iglesia del convento presenta entrada lateral que hacia la Plaza del Adelantado. 

ARTESONADOS

Nave Principal

Armadura de par y nudillo de dimensión aproximada 32.73 mts de largo por 9.18 mts de ancho. Formalmente es una armadura recta de tres paños y a dos aguas. El estribo, encargado de recibir los esfuerzos de los pares, se monta sobre el tirante, y éste sobre una ménsula o can, que amplia su superficie de apoyo sobre el muro y reduce la luz libre a flexión. Las mensulas con frente con curvas se asientan sobre una solera perimetral apoyada en el muro. Tiene seis tirantes dobles. En el trasdos, tableros perpendiculares a los pares  apoyan sobre estos, con tapajuntas en forma rectangular que se colocan en rebajes que se realizan en los pares. El arrocabe en dos niveles está formado por alicer inferior a nivel de mensulas, tocadura intermedia, alicer superior a nivel de tirantes y moldura superior sobre el estribo en el encuentro con el faldon.  El plano horizonal que forman los nudillos de la armadura conforma el almizate o harneruelo.

 

Como ornamentación encontramos talla en los pares, nudillos, tirantes y moldura en el arrocabe. Los elementos de  lacería aparecen en los tirantes mediante tablillas clavadas a la parte baja del elemento estructural, formando dibujos geométricos. En el tirante aparece estrellas de ocho.

Altar

Armadura de par y nudillo de dimensión aproximada 11.79 mts de largo por 9.18 mts de ancho. Formalmente es una armadura ochavada de tres paños y a cuatro aguas. El estribo, encargado de recibir los esfuerzos de los pares, se monta sobre el tirante o cuadral, y éste sobre una ménsula o can, que amplia su superficie de apoyo sobre el muro y reduce la luz libre a flexión. Las mensulas con frente con curvas se asientan sobre una solera perimetral apoyada en el muro. Tiene un tirante doble  y cuatro cuadrales dobles en las esquinas. Los encuentros de los faldones están resueltos con limas maomares mediante calle de limas y arrocabas. En el trasdos, cintas perpendiculares a los pares y saetinos paralelos a los mismos y rematados con tablero superior, forman unos rectángulos moldurados con detalles de laceria. El arrocabe en dos niveles está formado por alicer inferior a nivel de mensulas, tocadura intermedia, alicer superior a nivel de cuadrales o tirantes y moldura superior sobre el estribo en el encuentro con el faldón.  El plano horizontal que forman los nudillos de la armadura constituye el almizate o harneruelo. Las esquinas están resueltas mediante pechinas horizontales.

 

Como ornamentación encontramos talla en los pares, nudillos, peinazos, molduras del arrocabe y elementos de laceria.  Los elementos de  lacería aparecen en almizate, pechinas y tirantes mediante tablillas clavadas a la parte baja del elemento estructural, formando dibujos geométricos. En el tirante doble aparecen estrellas de ocho en los laterales, y en el centro aparece una estrella de catorce. Bajo este tirante central aparecen cuatro estrellas troncocónicas añadidas al mismo. También aparecen estrellas de ocho en las cintas de los faldones, almizate y pechinas. El almizate se resuelve mediante rueda de lazo. Es una estructura apeinazada formada por elementos estructurales, peinazos  y piezas de relleno en el almizate.


Descripción Documento Descargar Documento
No existe/n Documento/s para este Bien