BATERÍA DE SAN FRANCISCO

SANTA CRUZ DE TENERIFE - Arquitectura Militar - Fortificaciones


   0
   Valorar

Compartir en Facebook

Compartir en Google+

La Batería de San Francisco tiene sus inicios en una pequeña edificación construida a finales del siglo XVII en 1655, en las cercanías de la Ermita de Nuestra Señora de Regla, por lo que originariamente tomaría el mismo nombre.

En 1742, bajo los planos del ingeniero militar Manuel Hernández, se sustituiría esta construcción inicial. La nueva batería, nombrada como de San Francisco, se situaba exactamente entre la ermita de San Telmo y el castillo de San Juan Bautista, defendiendo la playa de los Negros, en su flanco derecho y a las afueras de la ciudad por el sur, en la entrada de lo que por aquel entonces se denominaba campo de "Las Cruces". Llegó a estar artillada con cuatro piezas, ordenadas por 16 artilleros.

Con motivo de la guerra entre España y Alemania, entre 1886 y 1893 es reconstruida, según los planos del ingeniero militar José Lezcano Múgica, que fue el encargado de realizar dichas reformas que consistieron en la ampliación de su superficie y acondicionamiento para albergar nueva artillería.

Unas décadas más tarde, en 1920 es desartillada y cuatro años más tarde declarada inadecuada para la defensa, por lo que pasó a ser un almacén del Parque de Artillería hasta 1965 momento en el cual sería abandonada.

Con las obras de la gran Avenida Marítima de Santa Cruz, la Batería de San Francisco quedaría sumergida con el alzamiento de la calzada del nuevo viario, por lo que la fachada noroeste desaparecería totalmente bajo el asfalto. A su vez, con la construcción de la vía de servicio que da acceso a los muelles de carga y muelle de Rivera, su fachada costera quedaría también inutilizada siendo rellenada con piedras y tierra para evitar su posible derrumbe.

En la actualidad, es una de las fortificaciones de la capital que en peor estado se conserva.


Su tipología constructiva pertenecía a la clásica construcción militar. Edificación  originalmente cerrada por un parapeto de mampostería, donde se distribuyan anteriormente la plaza de armas de sillería, las cinco cañoneras, habitaciones para el cuerpo de guardia, pequeño depósito y un tinglado para resguardo de la artillería.


Grado de Protección: Integral.

Las determinaciones que regulan las condiciones de protección y de intervenciones permitidas del elemento catalogado correspondiente a esta ficha, derivan del articulado de las Normas del Catálogo de Protección del Patrimonio Histórico y son las siguientes:

1. CONDICIONES DE PROTECCIÓN:

Artículo 16.1 “Condiciones de protección del grado Integral”.

2. CONDICIONES DE INTERVENCIÓN:

Artículo 24. “Condiciones de intervención en el grado de protección Integral”.


- Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife, Vol. 3 Tomo 3.2.1-3, ficha nº. 733.

- NORIEGA AGÜERO, M. A. (2016). ‘Fortificaciones de la isla de Tenerife. De la torre de Añazo a la Segunda Guerra Mundial’, Cabildo de Tenerife. Tenerife.

- TARQUIS RODRÍGUEZ, P. (1965-6). ‘Diccionario de arquitectos, alarifes y canteros que han trabajado en las Islas Canarias’, Madrid-Las Palmas, págs. 496-499.

- PINTO Y DE LA ROSA, J. M. (1996). 'Apuntes para la historia de las antiguas fortificaciones de Canarias', Ed. Museo Militar Regional de Canarias, Santa Cruz de Tenerife. 

 

 

Equipo redactor e investigación: Unidad de Arquitectura de la Fundación CICOP.

Miguel Ángel Fernández Matrán.

José Luis Dólera Martínez.

Sendy Hernández Álvarez.

Fotografía: José Mª. Bossini Ruiz.


Descripción Documento Descargar Documento
No existe/n Documento/s para este Bien

No existe/n Bien/es Relacionado/s