ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

El Rosario - Arquitectura Religiosa - Ermitas


   0
   Valorar

Compartir en Facebook

Compartir en Google+

En la costa sur de Tenerife, a medida que desciende la ladera del monte de La Esperanza, en el municipio del Rosario, encontramos el barrio de Machado y en el, la Ermita de Nuestra Señora del Rosario.

La Ermita se encuentra en un lugar privilegiado debido a su altura, desde su plaza se puede observar la Punta de Anaga y el Faro de Poris de Abona, extremos de la isla que según crónicas y leyendas relatan que servían como punto de observación del corsario Amaro Pargo desde su casa situada en los alrededores de la Ermita.

La ubicación de la ermita fue debida a que se encontraba en el camino que realizaban los peregrinos en su visita a la virgen de Candelaria, siendo una de las construcciones más antíguas de la isla.

La Ermita de Ntra. Sra. Del Rosario es una de las ermitas más antiguas de la isla de Tenerife. Sin embargo no se conoce la fecha exacta de su construcción, aunque la primera referencia que se tiene de ella es gracias a una investigación por parte de Fray Alonso de Espinosa el cual encontró un texto fechado en 1534,  y lo reflejo en su libro Historia de Nuestra Señora de Candelaria de 1594, en este texto explica que esa ermita fue construida gracias a las limosnas del pueblo y establece su ubicación en el camino de Nuestra Señora de Candelaria. Si tenemos en cuenta la cita de Espinosa, se concluye que la ermita pudo haber sido construida antes de la década de los 30 del siglo XVI. Su popularidad creció pronto, pues se encontraba como se citó anteriormente en la mitad del camino, antes referido, y era considerada lugar de descanso para aquellos que transitaban el camino que unía Candelaria con La Laguna. Se localiza en un punto estratégico, pues se trata del primer punto del camino en el que se divisa a lo lejos la Basílica de Nuestra de Candelaria. Al llegar a ese punto los viajeros sabían que estaban más cerca del final del camino.

 

Su evolución histórica esta determinada por el uso que se le daba como ermita de descanso, cobrando progresivamente mayor importancia como lugar de culto y nos acerca a la sociedad cristiana de la época.  Por lo que se cree que en su origen estaba formada por cuatro paredes cubiertas por una techumbre que permitía a los viajeros resguardarse de las inclemencias del tiempo. La actual ermita fue ampliada, se estima que esto ocurrió durante el siglo XVII, para convertirla en un lugar de culto. Fue en este siglo cuando alcanzó su mayor desarrollo, coincidiendo con la construcción de su retablo mayor, conservado en la ermita en la actualidad.

 

Además,  en esta ermita no sólo existe la advocación a la virgen del El Rosario, sino que también a San Amaro o Mauro, el cual aparece en una de las hornacinas del retablo mayor.

La ermita consta de una nave de  29 metros de largo por 9 de ancho. De estos 29 metros, 9 corresponden al presbiterio actual que pudo ser la primitiva ermita separada del resto por un arco.



Ermita de Nuestra Señora del Rosario

FATÁS, Guillermo y BORRÁS, Gonzalo M. Diccionario de términos de arte y elementos de arqueología, heráldica y numismática. Madrid: Alianza, 2012

 

GARCÍA GARCÍA, Carlos. La ciudad: relatos históricos y tradicionales de La Laguna. La Laguna: Centro de la Cultura Popular Canaria, 1996

 

HERNANDEZ GONZÁLEZ, Manuel. Tenerife: Patrimonio Histórico y Cultural. Madrid: Rueda, 2002

 

REIG RIPOLL, Concepción. La ermita de Nª Sª del Rosario y la Casa del Pirata o Casa de los Mesa. Colección: Enciclopedia Canaria, 31.Tenerife: Cabildo Insular, Aula de Cultura, 1991

 

VV.AA. Diccionario visual de términos arquitectónicos. Madrid: Cátedra, 2008

DECRETO 104/2003, de 16 de junio, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Sitio Histórico, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, con los bienes muebles vinculados a la misma y la Casa del Pirata Amaro Pargo

http://www.gobiernodecanarias.org/boc/2003/132/002.html



Ermita de Nuestra Señora del Rosario

La ermita de estilo canario dibuja una planta rectangular con 29 metros de largo por 9 metros de ancho. Hay que tener en cuenta que parte de los 29 metros de largo, en concreto 9, pertenecen a lo que se cree que pudo haber sido la ermita primigenia, y que en la actualidad alberga el presbiterio.  Esta parte más antigua aparece perfectamente delimitada del resto de la construcción por un arco de madera y un escalón que lleva al altar mayor.El muro lateral izquierdo es liso, sin ningún hueco y con un banco de maposteria adosado al muro de unos 6 metros de longitud. A la derecha se encuentra otro banco similar.

En la fachada de 10 metros se ubica la puerta de acceso enmarcada entre dos pilastras rematadas por capiteles lisos en donde descansa el arco de medio punto. En la cara lateral derecha se encuentra la otra puerta de dimensiones iguales que la principal, precedida por cinco escalones que tras la construcción de los contrafuertes y la elevación del nivel de la plaza quedaron en dos.

En la fachada se ubica en su extremo derecho una espadaña que alberga el campanario constituido por dos campanas.

La capilla mayor, en su estado actual parece ser del siglo XVII, a juzgar por su techumbre constituida por un artesonado de limabordón, y almizate octogonal de reducidas dimensiones, decorado con rombos y cintas.

La nave fue ampliada posteriormentre como demuestra el arco carpanel que separa ambos recintos, situado en el muro de la primitiva fachada de la capilla mayor, que pudo ser ampliada en el mismo siglo XVII por las fechas en que se construye el retablo mayor, en que pudo tener la mayordomía alguna holgura económica, o tal vez ya dentro del siglo XVIII.

De los muros laterales, el de la izquierda, presenta una fabrica sin vanos y un banco exterior hecho de mampostería y de 6 metros de largo.  En la pared lateral derecha se abre una puerta similar a la que presenta la fachada principal y dos ventanas, que son las únicas que dejan pasar la luz al interior de la ermita. En el altar mayor, a la derecha y en su parte posterior se accede a la sacristía a través de una puerta. Este habitáculo tiene unas dimensiones de 5 metros de largo por 3,5 metros de ancho. Esta sacristía presenta en la pared de la derecha un vano de pequeño tamaño que permite la entrada de la luz. En la parte izquierda se encuentra un armario empotrado, que sirve para guardar los objetos de culto. Al lado de este armario hay una puerta por la que se accede a una habitación de dimensiones algo mayores que la de la sacristía. Se tiene constancia de que esta dependencia fue usada como dormitorio para los sacerdotes y peregrinos que acompañaban a la Virgen. Este lugar recibe el nombre de Sala de Hermanos, ya que era aquí donde la Hermandad de Nuestra Señora de El Rosario se reunía. Esta habitación a su vez presenta otras dos puertas, una de ellas conduce al exterior y otra a un pequeño cuarto, donde se cree que estaban las cocinas.

En lo referente a la fachada principal se puede decir que presenta una apariencia sencilla, con paredes encaladas como el resto de paredes de la ermita. Esta coronada por un ángulo que dibuja las dos aguas de la techumbre y presenta una estructura simétrica. La portada presenta dos pilastras con capiteles lisos donde se apoya un arco de medio punto hecho con fábrica de piedra.

 

Se accede a la ermita por la fachada a través de tres escalones que presentan el mismo ancho que la portada de madera, esta fachada esta rematada en su parte superior derecha por una espadaña que alberga dos campanas.

EL retablo MAYOR

El retablo mayor presenta tres calles con tres hornacinas. En la del centro, la imagen de la Virgen del Rosario (imagen de vestir), co corona de plata que puede ser de fines del siglo XVI, a los lados imágenes de vestir también, de San José y San Amaro que parecen del siglo XVIII o restauradas en este siglo, por el mismo restaurador de la imagen de San Pedro en la cátedra, también de vestir, que se encuentra en el retablo situado al lado del evangelio. Se duda de la creencia del pueblo sobre la donación que hizo el pirata de la imagen de San Amaro existente en la ermita del Rosario, puesto que Amaro Pargo fue muy posterior a dichas fechas. Lo que si se pudo pensar es que existiera esa imagen bien desaparecida o estropeada y que el pirata se encargara de reponerla o restaurarla.

En otro retablo, al lado de la epístola, hay un San Sebastián, al parecer del siglo XVII repintado posteriormente. Sobre dicho retablo se encuentra un lienzo de Ánimas muy deteriorado de mediados del siglo XVIII.

 



Ermita de Nuestra Señora del Rosario

Aparte de la ampliación que se llevó a cabo en el siglo XVII, un siglo después de que se levantará lo que es actualmente la capilla mayor, la ermita de Ntra. Sra. del Rosario fue intervenida en el siglo pasado, concretamente en 1965, cuando se colocaron unos contrafuertes que se aprecian desde el exterior. Por otro lado, la techumbre de madera que cubre la capilla mayor es el original, pero el del resto de la ermita fue sustituido en la década de los noventa.

 

En la conocida como Sala de los Hermanos se sustituyó el suelo en mal estado por un suelo de piedra diferente al resto de la ermita y extraído de la Casa de los Mesa.



Ermita de Nuestra Señora del Rosario

- retablo Mayor, siglo XVII, barroco. Autor: Antonio Álvarez. Ubicación: testero, Capilla Mayor.

- San Amaro, escultura de vestir, siglo XVIII, autor anónimo. Ubicación: hornacina izquierda del retablo Mayor.

- Mitra de San Amaro, plata repujada, siglo XVIII, barroco.

- Báculo de San Amaro, plata, barroco.

- San José, escultura de vestir, siglo XVIII, autor anónimo. Ubicación: hornacina derecha del retablo Mayor.

- Nuestra Señora del Rosario, escultura de vestir, siglo XVII, barroco, autor anónimo. Ubicación: hornacina central del retablo Mayor.

- San Pedro en la Cátedra, óleo sobre lienzo, autor anónimo, estilo barroco. Ubicación: presbiterio.

- Santo Domingo, óleo sobre lienzo, autor anónimo, estilo barroco. Ubicación: presbiterio.

- Cristo de la humildad y la paciencia, óleo sobre lienzo, barroco, siglo XVIII, autor anónimo. Ubicación: presbiterio.

- Santa Lucía, escultura de candelero, nicho central retablo del lado de la Epístola.

- Nuestra Señora del Pilar, escultura de bulto redondo, hornacina izquierda del retablo, lado de la Epístola.

- Niño Jesús de majestad, escultura de bulto redondo, hornacina derecha del retablo, lado de la Epístola.

- San Sebastián, escultura de bulto redondo, siglo XVIII, barroco. Ubicación: hornacina central del retablo, lado del Evangelio.

- San Pedro, escultura de candelero, autor anónimo. Ubicación: nicho izquierdo, retablo del lado del Evangelio.

- San Antonio de Padua, escultura de bulto redondo, autor anónimo. Ubicación: nicho derecho del retablo, lado del Evangelio.

- El sermón de la montaña, óleo sobre lienzo, estilo barroco, autor anónimo. Ubicación: presbiterio, lado del Evangelio.

- Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, óleo sobre lienzo, estilo barroco, autor anónimo. Ubicación: a los pies de la ermita, lado del Evangelio.

- Silla de madera, siglo XVIII. Ubicación: sacristía.

- Órgano. Ubicación: coro.



Ermita de Nuestra Señora del Rosario

Declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Sitió Histórico, junto a la Casa del Pirata Amaro Pargo el 16 Junio de 2003.

 

DECRETO 104/2003, de 16 de junio, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Sitio Histórico, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, con los bienes muebles vinculados a la misma y la Casa del Pirata Amaro Pargo



Ermita de Nuestra Señora del Rosario
Descripción Documento Descargar Documento
No existe/n Documento/s para este Bien

No existe/n Bien/es Relacionado/s