SANTA CRUZ DE TENERIFE - Espacios Urbanos - Plazas - PLAZA DE WEYLER



En 1878, el general Weyler llega a Tenerife para fijar su residencia como jefe militar de Canarias.

Uno de sus proyectos, fue el acondicionar algún edificio que sirviera de sede a la capitanía que estuviera situado en un lugar estratégico. Con este objeto, Weyler promueve el derribo del antiguo Hospital situado en el extremo occidental de la ciudad.

En 1868, se había formado una Sociedad con el fin de prolongar la calle del castillo, desde el tramo comprendido entre la calle de San Roque (actual Suárez Guerra) hasta la plaza del Hospital militar. Por diversos motivos la empresa se paralizó. Hasta que en 1875 se habría esta última sección de la calle mayor que la ligaba con la plaza mencionada. La plaza del Hospital tenía entonces un trazado irregular obstaculizado por diversos solares que pertenecían a la Sociedad Constructora de Edificios urbanos.

Al tiempo que se construía el impactante edificio clásico de Capitanía, se regulaba la plaza proyectada como una antesala que resaltaba el carácter simbólico del edificio militar.

Las obras de la plaza continuaron durante algunos años, colocándose en 1889 una fuente de mármol tallada en Génova por Achille Canessa.

En el aspecto urbano la plaza de Weyler desempeñó un papel fundamental. Situada en uno de los límites de la ciudad, reguló el crecimiento de este sector ordenando proyecciones varias (por ejemplo, Rambla de Pulido) y algunos barrios periféricos.



- GALANTE GÓMEZ, F. (1989). ‘Arquitectura Canaria (Desde la segunda mitad del siglo XVIII hasta finales del siglo XIX)’. Ed. Edirca, Las Palmas de Gran Canaria; pp. 87-88.



CRONOLOGÍA DE INTERVENCIONES

En 1904 se firmó un proyecto que perseguía delimitar el espacio público de la plaza. El proyecto «comprendía la terminación de los muros que rodean la parte central de la plaza, coronándolos con losetones de sillería procedentes de las canteras de El Sauzal, y revistiéndolos interiormente con losa blanca de Granadilla» 5.

No obstante, a partir de esta fecha, se inicia una serie de reformas que recortan progresivamente la superficie de la plaza, con el fin de facilitar el tráfico que circulaba por las calles aledañas.

En 1925, el arquitecto Antonio Pintor, firmaba un proyecto de reforma de la plaza por el lado del sureste, para darle una mayor curvatura y ensanchar la calle próxima.

Hacia 1944,  se lleva a cabo una nueva reforma de la plaza en su costado del Poniente, determinada por la conveniencia de ensanchar la calle frontera al edificio de la Capitanía General. El proyecto firmado por el arquitecto municipal Enrique Rumeu de Armas, consistía en trasladar el muro de cerca de la plaza a la alineación de las fachadas de la calle de Galcerán, para ampliar la calle y acera frente al acceso principal de la Capitanía General.

En 1957 tras la aprobación del Plan General de la ciudad, se replantea de manera decisiva el remozamiento de la plaza Weyler.

Esta debía atender a los nuevos usos fijados por el Plan, y que son fundamentalmente, la función representativa y comercial. El proyecto se encargó a la Oficina Técnica Municipal, dirigida por el mismo arquitecto que redactó el Plan General. El nuevo proyecto de reforma de la plaza Weyler, aprobado en 1957, retomaba una de las soluciones propuestas en el anteproyecto de reforma de 1949.



Entorno de Monumento BIC 03 y BIC Conjunto Histórico Antiguo Santa Cruz. PGO Santa Cruz de Tenerife. Ficha B06



Descripción Documento Descargar Documento
No existe/n Documento/s para este Bien
Descripción Archivo Archivo
No existe/n Infografía/s para este Bien
No existe/n Bien/es Relacionado/s