SANTA CRUZ DE TENERIFE - Arquitectura Civil y Doméstica - Anterior al S.XX - PALACIO DE CARTA



Esta edificación que data del siglo XVIII, es considerada ‘la casa más destacada de cuantas existieron o existen en la plaza del Castillo de Santa Cruz’ (Tarquis). Se encuentra ubicada en la Plaza de La Candelaria, antiguamente llamada de la Pila, Real e incluso de la Constitución. El palacio se encuentra frente de la Cámara de Comercio y al monumento al Triunfo de la Candelaria. 

La familia Carta fue una de las más influyentes en los ámbitos económico y social de la Santa Cruz del XVIII. El capitán Matías Rodríguez Carta, navegante de las Américas, Alcalde Real del Puerto de Santa Cruz, mecenas de la Iglesia de la Concepción –donde son importantes sus aportaciones a ese templo santacrucero en la que aún se conserva el magnífico espacio barroco de la capilla y también el panteón sufragado por él mismo-  y su esposa, María de la Concepción Domínguez, adquirirían en 1721 un antiguo inmueble por medio de permuta para la construcción de la que sería su vivienda familiar. Posteriormente al derribo del inmueble original datado del s. XVII, según palabras de Fernando G. Martín, se fabricaría lo que sería conocido hasta la actualidad como Palacio de Carta. 

Carta, además de buen parroquiano, era un ferviente amante de la arquitectura por lo que no escatimaría en gastos para la construcción de su palacio en el corazón de la ciudad. Hasta ahora se desconoce el autor de la obra, siendo esta edificación el mejor exponente de la arquitectura doméstica urbana del siglo XVIII en las islas. 
Si bien es cierto la inexactitud y desconocimiento del autor original del palacio, algunos estudios y notas de la catedrática en Historia del Arte, Margarita Rodríguez González, apuntan a que con una visión temporal de los estilos en las islas sería prácticamente inviable que en el siglo XVIII se pudiera conocer y ejecutar tal diseño clasicista en la fachada y el uso del estilo regionalista con toques mudejáricos en los patios interiores. Su hipótesis se centraría en que el diseño de estos dos elementos arquitectónicos hubiera sido a posteriori por el que pudiera ser el ideador final de la obra: Francisco de la Pièrre.  

Esta gran obra supuso un explosivo presupuesto para la familia de los Carta, por lo que Alberto Darias Príncipe apunta que posiblemente su construcción llevara a la ruina a tan exponencial familia santacrucera. Fue entonces cuando desde el año 1853 hasta el 1881, el edificio sería alquilado para albergar las dependencias de la Capitanía General de Canarias y la residencia de su capitán general. 

Durante la década de los años 40, la construcción se encontraba en estado de abandono, un hecho que repercutiría considerablemente en la conservación de la edificación. Es por ello, por el que gracias a quien fuera rector de la Universidad de La Laguna por aquel entonces, Elías Serra Rafols, se iniciarían los trámites para la consideración del Palacio de Carta como Monumento Nacional. Se consideró un vestigio importante de la historia de la ciudad, anterior a su expansión urbanística de finales del siglo XIX la cual acabaría con la mayor parte de las edificaciones anteriores a esa centuria, siendo declarado Bien de Interés Cultural en 1947 y convirtiéndose en el primer inmueble en conseguir dicha designación en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y uno de los primeros de Canarias. En 1952, el inmueble es comprado por el Banco Español de Crédito quienes llevarían a cabo una obra de rehabilitación del inmueble el cual se adaptó para su nuevo uso como entidad bancaria. 

En 2007, el inmueble pasa a ser propiedad del Gobierno de Canarias tras su compra. Pero ya desde el 2015, el ayuntamiento capitalino solicitaría que el inmueble fuese compartido por ambos organismos públicos con el propósito, según palabras del alcalde José Manuel Bermúdez, de ser abierto a los ciudadanos para su uso y disfrute durante un tiempo hasta la consecución de los trabajos de rehabilitación que se ejecutarán para definir su uso final, que estará relacionado con la historia, la cultura y el turismo. 

 



Como ya se ha explicado en los apartados anteriores, el capitán Matías Rodríguez Carta no escatimaría un real en la construcción de su casa, es por ello que la impresionante fachada de cantería de piedra natural contrasta notablemente con las edificaciones cercanas. Este palacio de estilo neoclásico en portada, redime su romanticismo en el interior donde el regionalismo hace acto de presencia. El estilo tradicionalista de su interior y la grandeza de sus patios de estilo canario, contrasta con ciertos elementos formales, algo academicistas, como los arcos, los vanos o algunos elementos decorativos del interior.  La edificación constaba de dos plantas y ático, aunque en la actualidad cuenta con varios sótanos ejecutados durante su remodelación en el siglo XX.  El cuerpo principal de la edificación corresponde con la parte noble de la vivienda donde las estancias principales rodean el patio central al que se accede desde la entrada principal por un zaguán y una importante escalinata. Una escalera de madera comunica con la planta superior, dibujando el límite del cuerpo principal. Al fondo del patio, se encuentra el segundo cuerpo, cuya fachada se encuentra alineada con la calle Bethencourt Alfonso (antigua calle San José). Es en esta fachada donde se desarrolla un balcón de madera de estilo canario, que continua siendo de los poco ejemplares que permanecen conservados en la ciudad, no siendo el original. Este balcón que a día de hoy podemos apreciar, se traslado a la tercera planta (su ubicación actual) desde la segunda y se redujo la decoración del mismo.

La fachada principal se encuentra dividida en tres cuerpos, en los que los vanos alteran de forma y tamaño. En el primer cuerpo, se abren la puerta principal y dos vanos laterales con rejería. En el segundo, nos encontramos con tres balcones de rejería, siendo el central de mayor longitud, los cuales disponen de sencillos remates de piedra en la coronación de las grandes puertas de madera que se abren a la plaza. En el cuerpo superior o ático, destacan los dos pequeños ventanales laterales, el reloj central y el antepecho de madera de tea que recorre longitudinalmente la edificación. 

Si bien la fachada está considerada como uno de los elementos de mayor importancia, y aunque no disponga de la belleza que da el estilo y la autoridad que otorga la piedra natural, el interior nos muestra un estilo radicalmente opuesto pero a su vez de gran importancia arquitectónica.  Su interior se articula por medio de un gran patio central. En la planta superior, su galería circundante se apoya sobre pies derechos de madera y sección octogonal, cerrada por ventanas de madera tipo guillotina, que se encuentran sobre un antepecho de balaustes de madera. La tercera planta tenía la función de granero, cerrado al patio por ventanas de corredera. Ya en la planta de cubierta nos encontramos con el gran torreón acristalado. La obra de carpintería del Palacio de Carta se atribuye a los carpinteros Bartolomé y Pedro Álvarez Ferrer, procedentes de la ciudad de La Laguna, aunque al igual que ocurre con el arquitecto, no está clara su intervención. La caja de escalera se desarrolla en dos rampas anchas. 

En la planta baja, desde el patio central se pueden apreciar la impresionante galería de la planta superior, apoyada en las grandes zapatas de madera de los pies derechos cuyas caras estaban talladas y pintadas de rojo, azul y verde, principalmente. Los entrepaños de los huecos son indudablemente también de madera. 

 



MUNICIPIO            Santa Cruz de Tenerife

ZONA                     Distrito Centro-Ifara

DIRECCIÓN           Plaza de La Candelaria, 9


Después de ser arrendado a la Capitanía General de Canarias, se sucederían una serie de obras para adecuar las estancias a los usos propios de los mismos. Hasta que el general Weyler ordenara la construcción de una nueva sede de capitanía, siendo abandonado el palacio años después.
En 1952, cuando el edificio se encontraba en total abandono, el inmueble es comprado por el Banco Español de Crédito quienes llevarían a cabo una obra de rehabilitación del inmueble el cual se adaptó para su nuevo uso como entidad bancaria.

 



Declaración: Decreto del 7 de marzo de 1947.

Grado de protección: Integral- Emblemática. 

Monumento BIC y Entorno de Monumento BIC 01. PGO Santa Cruz de Tenerife.


- Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife, Vol. 3 Tomo 3.2.1-3  ficha nº. 167.

- DARIAS PRÍNCIPE, A. (2004). ‘Santa Cruz de Tenerife. Ciudad, Arquitectura y Memoria Histórica 1500-1981’, tomo I. Edita Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife.

- TARQUIS RGUEZ., P. (1973). ‘Retazos Históricos de Santa Cruz de Tenerife. Siglos XV al XIX’, segunda serie. Ed. Imprenta Afra, Santa Cruz de Tenerife. Tenerife.

- HERNÁNDEZ GUTIÉRREZ, A. S.; GONZÁLEZ CHÁVES, C.M. (2008). ‘Arquitectura para la ciudad burguesa. Canarias siglo XIX’, tomo IV. Viceconsejería de Cultura y Deportes, Santa Cruz de Tenerife - Las Palmas de Gran Canaria.

Equipo redactor e investigación: Unidad de Arquitectura de la Fundación CICOP. 
Miguel Ángel Fernández Matrán.
José Luis Dólera Martínez.
Armiche Álvarez Pérez.
Sendy Hernández Álvarez. 

Fotografía: José Mª. Bossini Ruiz.


Descripción Documento Descargar Documento
A01803-01803 Palacio de Carta
Situación
Emplazamiento
Descripción Archivo Archivo
No existe/n Infografía/s para este Bien

ARQUITECTURA CIVIL Y DOMÉSTICA
Vista de acceso a la propiedad. Casa Lo de Cartas - Cat:Arquitectura Doméstica Hacienda
ARQUITECTURA EN EL MEDIO RURAL
Puerta 2 Casa de los Carta (Valleguerra) - Cat:Haciendas