SANTA CRUZ DE TENERIFE - Arquitectura Militar - General - CASA DE LA PÓLVORA



Como ocurriera en un sinfín de puertos y en pos de su propia protección, durante la conquistas de nuevos territorios era de esperar que los nuevos moradores de las tierras establecieran una productora propia de pólvora. Con este concepto de defensa claramente significativo de los siglos XV y XVI, se puede entender el emplazamiento de la llamada Casa de la Pólvora en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, en la zona denominada Cabo-Llanos. 

Si así su construcción data del siglo XVIII (1756-1758), la fábrica de pólvora se establecería en el Puerto de Santa Cruz entorno al 1520, pocas décadas después de la conquista insular, devenido por la Cédula Real dada por el emperador Carlos V que se encuentra custodiada por el Archivo Insular de la ciudad de La Laguna. Se establecería la fábrica (que no la casa) en las proximidades a la actual Ermita de Regla. El lugar elegido para el almacenaje del producto sería tardío, en el siglo XVIII hacia el 1756, en un lugar muy próximo tanto al Castillo de San Juan como a la propia fábrica, hoy las cercanías de la Ermita de Regla (anteriormente denominado ‘Campo de las Cruces’). Las obras se iniciarían el mismo 1756, siendo finalizadas en mayo de 1758, bajo los planos del ingeniero militar Francisco Gozar. En tiempos del comandante general Joaquín José Ibáñez Cuevas (17791784), se levantó un espaldón que circundaba todo el almacén, para  cubrirlo de las vistas del mar.

Además de la propia edificación, el comandante Joaquín J. Ibáñez Cuevas, ordenaría construir un muro en las cercanías de la Casa de la Pólvora, ya que debido a su ubicación, pudiera ser objeto de ataques desde el mar. La tapia de pequeñas dimensiones se extendería longitudinalmente por todo el linde costero. Debido a esta situación de desprotección vinculada con los ataques piráticos, la casa se vería abocada a su cierre tan sólo 30 años después de su construcción ya que no despertaba gran entusiasmo por la cúpula militar de la ciudad.  Así, la Junta general de Fortificaciones aprobaría la realización de un nuevo polvorín, pero el general Antonio Gutiérrez Otero reprobaría su construcción aludiendo a una mayor necesidad de restauración de las antiguas fortalezas de la ciudad debido al estado en el que se encontraban después de los diferentes ataques sufridos a lo largo de esa centuria.

La Casa de la Pólvora junto con el Castillo de San Juan, pasarían a ser propiedad del Ayuntamiento de Santa Cruz en 1926. En la actualidad, ese parapeto que se había construido para su protección ha desaparecido y el inmueble está a la espera de un nuevo uso.

 



 La edificación define una nave rectangular con cubierta de bóveda de cañón de una sola crujía, que dibuja su silueta sinusoidal desde el exterior. En los laterales, se disponen diferentes contrafuertes de sillería que soportan los anchos paramentos de la edificación. En todo su perímetro sólo aparecen pequeños vanos en forma de respiraderos y sendas ventanas en los testeros de las cabeceras. Los muros perimetrales son también de sillería. El acceso se realiza por medio de un portal doble en la fachada oeste. En el interior se pueden apreciar la continuidad de los arcos de medio punto que conforman el corredor de la cubierta realizados también de sillería.

MATERIALES Y SISTEMA CONSTRUCTIVOS

 Los materiales utilizados en la construcción de esta edificación serían la sillería y hormigón armado, conformando los paramentos exteriores así como la cimentación de la misma.      



MUNICIPIO         Santa Cruz de Tenerife

ZONA                 Distrito Salud-La Salle

DIRECCIÓN        Avenida de la Constitución, 35



Grado de Protección: Integral.

PGO Santa Cruz de Tenerife.



- Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife, Vol. 3 Tomo 3.2.1-3, ficha nº. 735.

- DARIAS PRÍNCIPE, A. (2004). ‘Santa Cruz de Tenerife. Ciudad, Arquitectura y Memoria Histórica 1500-1981’, tomo I. Edita Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife; pp. 206-209.

- CIORANESCU, A. (1979). ‘Historia de Santa Cruz de Tenerife’, vol. III (1803-1977). Ed. C.E. Cajas de Ahorro, Santa Cruz de Tenerife.

-RUMEU DE ARMAS, A. (1947). ‘Canarias y el Atlántico. Piratería y ataques navales’, t. III, 10 part., 486. Madrid.

-TARQUIS RODRÍGUEZ, P. (1965-1966) Diccionario de arquitectos, alarifes y canteros que han trabajado en las Islas Canarias. Madrid-Las Palmas; pp. 486.


Equipo redactor e investigación: Unidad de Arquitectura de la Fundación CICOP. 
Miguel Ángel Fernández Matrán.
José Luis Dólera Martínez.
Armiche Álvarez Pérez.
Sendy Hernández Álvarez. 

Fotografía: José Mª. Bossini Ruiz.



Descripción Documento Descargar Documento
No existe/n Documento/s para este Bien
Descripción Archivo Archivo
No existe/n Infografía/s para este Bien
No existe/n Imagen/es para este Bien
No existe/n Bien/es Relacionado/s