SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA - Arquitectura Civil y Doméstica - Anterior al S.XX - CASA SAAVEDRA Y MARTINEZ BARONA (FUNDACIÓN CRISTINO DE VERA)



Sobre la propiedad de la casa, según los datos que se conocen, su primer propietario fue María Bustamante y Vizcaíno, nieta de Antonio Vizcaíno. Posteriormente fue adquirida por Bernardo Forstall, perteneciente a una familia de comerciantes irlandeses, que a su vez se la vendió en la década de 1860 a José Martín Méndez, Canónigo y Deán del Cabildo catedralicio de La Laguna, que la había comprado en 1859 con pacto de retroventa por cuatro años.

José Martín Méndez había sido Clérigo de menores y Beneficiado de la iglesia de los Remedios de Buenavista, entre 1820 y 1830. A mediados de esta década obtuvo la licencia para estudiar en la universidad de San Fernando, en La Laguna. En la década de 1860 desempeñó también la Presidencia de la Comisión de Capellanías, Provisor, Vicario general y Gobernador eclesiástico. Falleció en La Laguna el 18 de enero de 1877, dejando como heredera a su hermana María del Carmen, quien donó la casa a Trinidad Saavedra y Peraza.

Según la descripción del último cuarto del siglo XIX, la casa tenía una superficie de 453,56 metros cuadrados. Trinidad Saavedra falleció en La Laguna en febrero de 1918, dejando como herederos a sus sobrinos Esteban Y Vicente Saavedra Fernández. Vicente Saavedra falleció en Santa Cruz de Tenerife en abril de 1936, pasando el usufructo de la herencia de Trinidad a la viuda de Vicente, Matilde Togores Balzola y la nuda propiedad a sus hijos Vicente y Esteban Saavedra Togores. Vicente Saavedra Togores falleció en Málaga, durante la Guerra Civil española, de estado soltero, siendo declarada como heredera su madre, Matilde, que falleció en Santa Cruz de Tenerife en el año 1966, quedando como heredero su otro hijo, Esteban Saavedra.

En 1746, la vivienda fue adquirida por el Licenciado Antonio Vizcaíno de Quesada, abogado de los Reales Consejos, promotor Fiscal de S.M de las rentas generales, comisionado del Sr. Don Pedro de Villegas del Consejo de S.M Regente visitador de la Real Audiencia de estas islas, Subdelegado del Supremo Tribunal del Protomedicato del Reino, Teniente Corregidor, corregidor de manera interina, en 1743 fue Alcalde Mayor de Tenerife, Personero general del Cabildo de Tenerife, en 1769, y Auditor de Guerra en 1770.


La casa hoy Fundación Cristino de Vera es un espacio cultural constituido por la Caja Genera de Ahorros de Canarias, se trata de una Fundación privada sin ánimo de lucro y de carácter cultural, educativo, científico y de fomento de las artes. La fundación acoge la obra permanente donada por Don Cristino de Vera, además de exposiciones temporales de otros autores canarios.

La descripción actual del edificio es la de un inmueble de una planta en forma de F invertida, con fachada principal de dos cuerpos, que da a la calle San Agustín, y a un patio interior de

tres lados. La estructura actual corresponde al

siglo XVIII. Las dimensiones

de la casa son de 884,71 metros cuadrados construidos, sobre

un solar de 498 metros cuadrados. De ellos 318,80 metros cuadrados, incluidas zonas abiertas y cubiertas, corresponden a la planta baja, 333,62 metros cuadrados corresponden a la planta alta y 85,57 metros cuadrados a la planta bajo cubierta o granero, sumando entre los tres un total de superficie construida de 737,99 metros cuadrados.

El conjunto dispone además de 146,72 metros cuadrados de patios y jardines, para completar los reseñados 884,71 metros cuadrados. En la nueva planta sótano se ha habilitado una superficie construida bajo rasante de 85,78 metros cuadrados.

El proyecto del museo ha estado a cargo del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade, coautor de la rehabilitación con los arquitectos Vicente y Fernando Saavedra Martínez. Las memorias del

Proyecto de Ejecución datan de mayo de 2006.

El edificio se acabó de rehabilitar en mayo de 2008.

En la planta baja se ha dispuesto de una zona de acogida con punto de información, atención al público y venta de entradas y publicaciones, consigna y sala de exposiciones temporales.

En el patio principal, hay un salón de actos para 30 personas, se trata de un espacio polivalente y flexible para presentaciones literarias y debates. Bajo una cubierta translúcida o transparente. Al fondo, zona de gestión administrativa.

En la planta primera, exposición de la colección permanente, incluyendo un espacio personal del artista. En la planta bajo cubierta se ubica la Biblioteca con fondos documentales propiedad del artista y centro dedicado a la investigación.

La planta de sótano se destina al archivo.

 



El edificio se acabó de rehabilitar en mayo de 2008. En la fachada, destacan las ventanas de la planta superior, dejando ver que en su realización se barajó el ideario ilustrado, por lo que se detecta la influencia de un clasicismo y la casi plena superación del barroco.

Las ventanas de guillotina cuentan con unos maros de madera en los que destacan cornisas adinteladas con retranqueo, antepechos con moldura cóncavo–convexa y marcos laterales imitando pilastras, cuyo interior esta levemente cajeado.

Las ventanas de guillotina de la planta inferior sustituyen a sendos ventanillos, correspondiendo a una reforma del año 1938.

En 1973 se realizó una importante modificación de la fachada. A su vez los cojinetes que se encuentran en la parte inferior de las ventanas se construyeron de mortero de cemento, sustituidos en 1978 por los que tienen en la actualidad de madera de tea.

El alero es de cantería, con cuatro molduras circulares cóncavas.

La fachada fue completamente rehabilitada, debido a que las pérdidas eran ya irrecuperables.

Se mantuvo la misma distribución de huecos, sustituyendo en la planta baja, las ventanas de guillotinas, correspondientes a la reforma de 1938, por los ventanillos que existían antes de estas. Recuperando de esta manera la fachada inicial.

La cubierta no ha sufrido cambios, está realizada con tejas cerámicas. La prolongación de la cubierta, el alero, mantiene la misma forma, y el bajo alero esta realizado con el mismo material.

En el interior de la casa se produjeron reformas en el siglo XIX.

En la rehabilitación realizada, la planta alta se mantuvo casi como

estaba, realizándose los cambios más importantes en la planta baja, siendo esta la planta que se encontraba en peores condiciones.

La escalera de ida y vuelta, es propia de la segunda mitad del siglo XIX. El antepecho es de rejería, con pasamanos de madera. La escalera es de madera de barbusano, y para la composición de los tablados de las estancias se usó madera de tea y también de pinsapo.

Destaca en la escalera el primer peldaño, ya que esta realizado con piedra. Se conserva con respecto a la estructura existente con anterioridad.

Una de las habitaciones de la planta baja, en torno al patio, por el lado oeste fue convertida en baño en los años cincuenta del siglo XX.

El patio principal es de tres lados, posee una galería cerrada en la planta alta, dotada de ventanas de guillotina y antepechos de fábrica.

En la planta alta, en unos de los cuartos principales que dan a la calle San Agustín, la madera de los marcos y ventanas, así como los tableros del suelo se encontraban en buen estado.

Por el interior aparecen los típicos tapaluces de doble batiente, con postigos. La habitación contaba con dos puertas de entradas, que fueron sustituidas por una sola puerta de madera, y en el lugar que ocupaba la otra, se realizó un hueco para conectar esta habitación con la galería contigua.



Descripción Documento Descargar Documento
No existe/n Documento/s para este Bien
Descripción Archivo Archivo
No existe/n Infografía/s para este Bien

ESPACIOS URBANOS
año 2014 Calle San Agustin - Cat:Calles