VILLA DE ARAFO - Arquitectura Civil y Doméstica - Arquitectura Doméstica Rural - CALLE LA CRUZ, Nº 16



Esta edificación, muestra las características propias de la arquitectura rural canaria. Fue probablemente erigida en el siglo XVII, quedando ubicada en la calle La Cruz queda enclavada en el entorno de la Cruz del Valle y el volcán áreas donde aún puede apreciarse la forma primigenia de las edificaciones rurales y parcelas sobre las crece Arafo a finales del siglo XIX. Esta edificación probablemente construida en esa centuria muestra las características propias de una edificación rural y  relacionada con las parcelas dedicadas a la agricultura, que debido al posterior desarrollo urbano han quedado imbricadas con nuevas edificaciones de carácter  urbano.



Vivienda aislada de planta rectangular y dos alturas, en la que se han realizado nuevas construcciones anexas.
Realizada mediante sillería por hiladas con bloques de toba blanca recogidos con mortero.
Posee una fachada rectangular con siete vanos, situando tres en la parte superior, conectados por medio de un balcón exterior.
En la fachada este de la edificación, destaca la presencia de un balcón corrido de madera pudiendo apreciarse aún los trabajos de carpintería en  los canes,  cojinetes sencillos realizados con tablazón de madera, balaustres y pies derechos.
La cubierta está realizada a cuatro aguas con teja curva. 

 



MUNICIPIO          Arafo

ZONA                  Centro Histórico

DIRECCIÓN         Calle La Cruz nº 16

COORDENADAS UTM

X                        360.520,56

Y                       3.135.658,99



VV AA: Patrimonio del casco histórico de la villa de Arafo, Trabajo Fin de Master internacional en rehabilitación del patrimonio edificado, CICOP, 2004.

Fariña Pestano, F.: La Historia de Arafo, Ayuntamiento de Arafo. 2004.


Descripción Documento Descargar Documento
EMPLAZAMIENTO
SITUACIÓN
Descripción Archivo Archivo
No existe/n Infografía/s para este Bien
No existe/n Bien/es Relacionado/s

Google Maps made easy for ASP/VBScript Developers - By Pieter Cooreman