SANTA CRUZ DE TENERIFE - Arquitectura Civil y Doméstica - Anterior al S.XX - ANTIGUO MERCADO



En este gran espacio junto al Teatro Guimerá, al otro lado de la plaza de Santo Domingo, se encuentra el ‘Mercado Nuevo’ o, como posteriormente se denominaría, la recova Vieja’ obra del arquitecto burgalés Manuel de Oraá y Arcocha en 1851. 

Este nuevo mercado venía a sustituir al primer mercado o recova que se construiría en la capital en 1813 y situada en la ‘Plaza de las Verduras’ (situada al aire libre, entre el tambor suroeste del desaparecido castillo de San Cristóbal y la Plaza de la Aduana, lugar que podemos hacer situar hoy entre la esquina del edificio Olympo y el edificio de Correos), en un momento en el que los abastos se exponían de manera antihigiénica en las calles y en los puertos. Cuando el mar arrasara con este antiguo establecimiento, la primera ‘Recova Vieja’ sería sustituida entorno al año 1850 por el Mercado Nuevo, que pronto llegaría a su vez a denominarse como hoy la conocemos: ‘Recova Vieja’ o Antiguo Mercado.

Se encargaría al arquitecto municipal Manuel de Oraá los planos del edificio de la "Nueva Recova". Como reza el documento del Plan General de Ordenación: ‘Con esta edificación se intentaba  garantizar la distribución racional de inmuebles con funciones sociales en la ciudad’ lo que caracteriza a una ciudad en expansión en la que se estaba convirtiendo la urbe santacrucera, que se encontraba en ese momento bajo su nuevo rango de capitalidad.

Tras la desamortización, Junta de Amortización y el intendente de la Hacienda decidieron enajenar los terrenos de las antiguas casas consistoriales y Convento de Santo Domingo, que se encontraba en esos momentos (1849) en estado ruinoso, para así situar la nueva ubicación del mercado. 

La nueva recova se inauguraría el 25 de julio de 1851. Desgraciadamente, correría la misma suerte que la primera recova. Debido a la falta de previsión municipal, los puestos de ventas no fueron suficientes para los mercaderes que allí se concentraban por lo que pronto se vieron abocados a instalarse en las calles contiguas y en la plaza este. Resurgieron así los precedentes problemas de insalubridad, y aunque en un primer momento la gran ampliación con el ‘mercado de hierro’ (construcción realizada bajo las premisas de Oraá de ‘luz y limpieza’) fue considerable, no fue suficiente.

Habiendo aumentado su población notablemente en las últimas décadas del s. XIX, el consistorio se vio en la obligación de construir un nuevo establecimiento para estos menesteres: el mercado de Nuestra Señora de África. Este nuevo mercado abrió sus puertas en los años 40 del s. XX, pasando la recova a convertirse en un almacén, depósito municipal, y tal y como relata Gilberto Alemán en su libro ‘Santa Cruz, una mirada al pasado’: ‘[..] y, en la broma carnavalera, en Palais-Royal, con perras de baile hasta el amanecer’.

En 1992, la ‘Recova Vieja’ se remodelaría a cargo del arquitecto Carlos Schwartz para ser convertida en un nuevo espacio cultural, además de haber una parte dedicada a oficinas, sin perder su simetría ni esencia iniciales en el exterior. El interior ha sufrido transformaciones importantes para poder adaptar el edificio al nuevo uso.

 



Este edificio, según relatan algunos ilustrados de la época, era ‘un edificio de severa y sencilla arquitectura’, cuya distribución en planta les recordaba a la del Palais-Royal de París enmarcado en el estilo del clasicismo romántico. Medía entorno a  45x42 metros, aunque posteriormente sufriría diferentes modificaciones. 

Se trata de un edificio de planta rectangular, con un gran patio; comunicado por dos grandes puertas de acceso dispuestas simétricamente de este a oeste. En lo que se refiere a la distribución, mantiene la tipología francesa. 

En el interior, un patio porticado con pilares y arcos de sillares mampuestos, los cuales delimitaban los 22 puestos planteados inicialmente: en la zona norte para la carnicería y la sur, la pescadería, quedando la parte central para las frutas y verduras. La edificación posee un sótano, sin iluminación ni ventilación, que servía como depósito.

ALTERACIONES

Al quedar sus espacios insuficientes, se pretendieron varias reformas, siendo la más importante la realizada en 1898: un ensanche gracias a la colocación de un tinglado de hierro y cristales, (colocado en la actual plaza de la Isla de Madera, llamada en aquel entonces Plaza de Mercado) conocido con el nombre de ‘mercado de hierro’. En ese momento se encontraba como arquitecto municipal Antonio Pintor y Ocete, que se encargaría del diseño de un modelo de mercado a partir de la utilización de piezas prefabricadas de hierro, el cual se realizaría en una fundición de la ciudad de Londres. 
Según la documentación conservada en el A.M.S.C. que informa de las obras realizadas por Antonio Pintor y según un plano de 1905, Pintor realiza una serie de obras en el edificio en las que se incluye la instalación de 10 mostradores de madera de riga, para vender  flores y frutas, y  en 1913, ordena la colocación de suelo de cemento en las estancias interiores así como el patio.

Además, se cubre el patio con un armazón también de hierro y cristales pero en 1926 el arquitecto Antonio Pintor sería el encargado de sustituir este cubrimiento por otro de hormigón debido a su rápido deterioro.

 



MUNICIPIO               Santa Cruz de Tenerife

ZONA                        Distrito Centro-Ifara

DIRECCIÓN              Marcos Redondo, 2; Miraflores, 2



La construcción se comenzaría en 1847 y la inauguración oficial no se llevaría a cabo hasta julio de 1851, aunque sólo sería un acto para excusar los plazos de entrega, puesto que, con la falta de algunas materias primas como la madera, se tuvo que aplazar los trabajos hasta febrero del año siguiente. En 1852 estaban concluidas las lonjas de fábrica para el pescado que ocupaban la crujía sur. Y ya con los materiales a su disposición se continuarían los trabajos de la crujía norte destinada a mercado de carne, aunque las obras no concluirían hasta 1856.

Las cuatro fachadas se proyectarían simétricas dos a dos. La principal hacia la Plaza Isla de la Madera, presenta una portada de acceso con  cantería en la que anteriormente se encontraría una reja de hierro, con puerta central de arco pleno, rematada por cornisa y recuadros de cantería. La coronación se encuentra resaltada en la azotea por un plinto, con la inscripción "1851" de la fecha de su inauguración. El uso de la piedra como elemento decorativo-estructural o en la repetición de unidades de construcción. Los vanos los componen ocho puertas y ocho ventanas en arco rebajado, alineadas verticalmente con jambas y dinteles de piedra. A lo largo de la parte exterior del edificio, se dispone un zócalo y una cornisa de piedra. 

Elementos de Interés: Escudo de piedra en frontón triangular. Tratamiento  de la piedra en el interior.  
Elementos discordantes: Cables eléctricos en fachada. 

 



Declaración: Real Decreto 1464/83, de 16 de marzo. Delimitado por Decreto 236/2008, de 9 de diciembre.

Grado de Protección: Integral – Emblemática.

Monumento BIC, Entorno de Monumento BIC 03 y BIC Conjunto Histórico Antiguo Santa Cruz. PGO Santa Cruz de Tenerife. 



- Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife, Vol. 3 Tomo 3.2.1-3  ficha nº. 285.

- CIORANESCU, A. (1979). La vida religiosa, en ‘Historia de Santa Cruz de Tenerife’, vol. IV (1803-1977). Ed. C.E. Cajas de Ahorro, Santa Cruz de Tenerife; p. 179.

- CIORANESCU, A. (1979). Los servicios, en ‘Historia de Santa Cruz de Tenerife’, vol. III (1803-1977). Ed. C.E. Cajas de Ahorro, Santa Cruz de Tenerife; pp. 346-374.

- ALEMÁN, G. (2002). Los cien años de la Recova Vieja, ‘Santa Cruz, una mirada al pasado’ vol. XI, Santa Cruz Historia. S/C de Tenerife, ed. Canaricard; pp. 21-22.

- DARIAS PRÍNCIPE, A. (2004). ‘Santa Cruz de Tenerife. Ciudad, Arquitectura y Memoria Histórica 1500-1981’, tomo I. Edita Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

- FRAGA GONZÁLEZ, C. (1999). ‘El arquitecto Manuel de Oraá y Arcocha (1822-1889)’. Ed. Instituto de Estudios Canarios; pp. 75-77.

- HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, Mª C. (1989). ‘La arquitectura del hierro en Tenerife’. Ed. Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Santa Cruz de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife; pp. 30-32.

- GALLARDO PEÑA, M. (1992). ‘El clasicismo romántico en Santa Cruz de Tenerife’. Aula de Cultura del Cabildo de Tenerife; pp. 41-73.

 

Equipo redactor e investigación: Unidad de Arquitectura de la Fundación CICOP.

Miguel Ángel Fernández Matrán.

José Luis Dólera Martínez.

Armiche Álvarez Pérez.

Sendy Hernández Álvarez.

 

Fotografía: José Mª. Bossini Ruiz.



Descripción Documento Descargar Documento
BOC-2008-255-010 Antiguo Mercado
Emplazamiento
Situación
Descripción Archivo Archivo
No existe/n Infografía/s para este Bien
No existe/n Bien/es Relacionado/s

Google Maps made easy for ASP/VBScript Developers - By Pieter Cooreman